viernes, 22 de junio de 2012

Cueros de Córdoba en Inglaterra?



Vamos a empezar este blog sobre el tema del correo genérico que dirijí a los destinos de mi libreta de direcciones, dónde me hacía eco de unas noticas sobre posibles cueros de Córdona en una mansión de Reino Unido, se trataba de Highclere
y, según la información que proporciona la propia web sobre el salón “el corazón de la casa” http://www.highclerecastle.co.uk/about-us/the-state-rooms.html,

  
se afirma que los cueros del salón fueros traídos desde Córdoba, España, en 1631 e incluidos en la restauración que se realizó del inmueble en 1860.
También, en la web de este inmueble, que se ofrece como visita turística y para eventos, como es el rodaje de la serie televisiva Downtom Abbey, podemos observar un vídeo  http://www.highclerecastle.co.uk/downton-abbey.html con escenas del salón, donde efectivamente, el tapizado es de cuero. Se trata de guadamecí con unas cenefas doradas que enmarcan ramajes, flores y algunos personajes.
Con estas notas incluía una serie de reproducciones de esta obra


He recibido algunos comentarios y, con esta más amplia información, cabe deducir que, en contra de lo que se dice, es muy improbable que estos cueros sean de Córdoba.
Los ensayos que recuerdo de autores cordobeses como de la Torre Vasconi o Nieto Cumplido ya estiman muy decaída la industria de los guadameciles en Córdoba en el primer cuarto del siglo XVII y prácticamente desaparecida a mediados de siglo, entonces es muy improbable que en 1630 se estuviera todavía exportando cueros dorados. Más definitivo es el análisis del estilo de la obra que, como ha hecho MPaz Aguiló, permite determinar claramente que es una obra flamenca.

Entonces parece que lo que aquí ocurre es que para denominar los guadameciles se toma el genérico de “Cueros de Córdoba” y eso, con la forma en que se redacta la información referente al salón de la mansión, es lo que puede llevar a la confusión.

Queden estas notas para la reflexión sobre la fama que ha tenido el cuero artístico para esta ciudad y la necesidad de investigación y divulgación de este rico patrimonio.

Córdoba Junio-2012